Reading Time: 4 minutes

¿Qué es el robo de salarios?

El robo de salarios no es un término legal. Es una frase que se utiliza para describir las infracciones en el pago del salario mínimo y horas extras. Cuando las empresas no les pagan a los empleados todo el dinero que se les deben, deliberadamente, se considera un robo de salarios.

En 1938, el gobierno federal aprobó la Ley de Normas Justas de Trabajo, que estableció por primera vez un salario mínimo nacional y les exigió a los empleadores que pagaran una tarifa por hora más alta cuando los empleados trabajan más de 40 horas a la semana.

El Departamento de Trabajo de Estados Unidos aplica la Ley de Normas Justas de Trabajo, pero muchos estados (y ciudades) tienen leyes aún más estrictas sobre el robo de salarios. Por ejemplo, el estado de Nueva York puede imponerles sanciones más elevadas a las empresas que cometan robos de salarios; y, en Filadelfia, los trabajadores tienen tres años para presentar una denuncia contra una empresa que les pague de menos. El plazo de prescripción federal es de dos años en la mayoría de los casos federales.

¿Cómo ocurre el robo de salarios?

  • Hacer que los empleados trabajen fuera de horario

Una de las formas más comunes de robo de salarios se produce cuando los jefes le piden al personal que realice labores antes o después de registrar sus entradas o sus salidas. Eso podría incluir limpiar los puestos de trabajo, contar efectivo, responder correos electrónicos, preparar café o alistar equipos.

Cuando un empleador le paga a alguien menos de la cantidad prometida, se trata de un robo de salario. Los defensores de los trabajadores dicen que esto ocurre a menudo en la industria de la construcción, cuando los contratistas les pagan a los trabajadores una fracción de lo que se les debe o no les pagan en absoluto.

  • No pagar las horas extras

Las empresas deben pagarles a los empleados por hora un 50% más cuando trabajan más de 40 horas a la semana. Los jefes a menudo les dicen a los trabajadores que la empresa no paga las horas extras y que seguirá pagando la misma tarifa por hora por más horas. Eso es robo de salarios. Algunos jefes esperan que la gente trabaje más de 40 horas a la semana, pero sólo les pagan por 40 horas. Eso también es robo de salarios.

  • Pagar menos del salario mínimo

Las empresas deben pagarles a sus trabajadores el salario mínimo federal de $7.25 dólares por hora o más. En muchas ciudades y estados, el sueldo mínimo es más alto. Muchos trabajadores de la industria de los servicios acaban ganando menos debido a la forma en que se estructuran sus remuneraciones. Las empresas pueden pagarles a los trabajadores que reciben propinas apenas $2.13 dólares por hora, según la ley federal, siempre que esos empleados ganen suficiente dinero en propinas como para alcanzar el salario mínimo. Si el servicio es lento y un trabajador no recibe suficientes propinas para alcanzar el mínimo, su jefe está obligado a pagar la diferencia. A menudo, los jefes no lo hacen, especialmente en la industria de los restaurantes.

 Los empleadores estadounidenses que les pagan de menos a los trabajadores de forma ilegal enfrentan pocas repercusiones, incluso cuando lo hacen de forma reiterada. Esta práctica generalizada perpetúa la desigualdad de ingresos, afectando más a los trabajadores peor remunerados. 

¿Tienen todos los trabajadores derecho al pago de horas extras y al salario mínimo?

No. Depende de los ingresos que obtenga la empresa, de si hace negocios en otros estados y de si los empleados reciben un salario anual. En su mayor parte, los supervisores y los trabajadores altamente cualificados no tienen derecho a cobrar las horas extras. Las empresas que ganan menos de $500,000 dólares de ingresos al año no suelen estar sujetas a las normas federales sobre horas extras y salario mínimo, pero si hacen negocios con personas de otros estados, están sujetas a la ley. Los estados con sus propias leyes sobre el robo de salarios pueden tener normas diferentes, pero no pueden ofrecerles a los trabajadores menos protección que la Ley de Normas Justas de Trabajo.

Tienen los trabajadores indocumentados derecho al pago de horas extras y al salario mínimo?

Sí. Incluso si alguien no está autorizado a trabajar en Estados Unidos, está protegido contra el robo de salarios bajo la Ley de Normas Justas de Trabajo. Pueden presentar una denuncia ante el Departamento de Trabajo de Estados Unidos para recuperar los salarios no pagados, y pueden demandar a su empleador ante un tribunal federal.

Soy víctima de un robo de salarios. ¿Qué hago?

Comprueba si tu estado tiene su propia ley de robo de salarios que les ofrezca a los trabajadores más protección que la Ley de Normas Justas de Trabajo federal. Minnesota, Nueva York, Oklahoma, Massachusetts, Virginia y California son algunos de los pocos estados que la tienen. Presenta una queja ante el departamento de trabajo o empleo del estado.

Otra opción es presentar una queja ante el Departamento de Trabajo de Estados Unidos. Sin embargo, en la mayoría de los casos, la denuncia debe presentarse en los dos años siguientes al incidente de robo de salarios. Normalmente el departamento tarda unos tres meses en investigar y cerrar un caso, por lo que quizás sería más rápido presentar una demanda en un tribunal federal.

Si estás pensando en acudir a los tribunales, busca un abogado que se encargue de los casos de salarios y horas. Muchos no les cobran los honorarios de abogado a los trabajadores porque los empleadores terminan pagando esos honorarios si se les declara culpables. También puedes ponerte en contacto con la oficina de Asistencia Jurídica de tu estado para ver si se hacen cargo de tu caso de forma gratuita.

Este reportaje fue publicado en colaboración con Univision. Univision tradujo la versión en español de este artículo.


Help support this work

Public Integrity doesn’t have paywalls and doesn’t accept advertising so that our investigative reporting can have the widest possible impact on addressing inequality in the U.S. Our work is possible thanks to support from people like you. 

Alexia Fernández Campbell 

Alexia Fernández Campbell writes about workers’ rights. Before joining the...